Rutas en Madrid

Rutas en Madrid

El sábado pasado, un día soleado y precioso en Madrid fui de ruta por nuestra ciudad, acompañada de mi incondicional “compañero de aventuras”. Es algo que queríamos hacer desde hace tiempo: ver nuestra ciudad con ojos de turista, conocerla de la misma forma que lo hacemos con cualquier otra ciudad a la que vamos de viaje. Y es que, como muchas veces ocurre, lo que tenemos cerca no lo valoramos lo suficiente.

Así que el 7 de octubre fue el día que elegimos para hacer esto: montar en el autobús Madrid Visión, cámara de fotos en mano y…¡a descubrir Madrid!.

Por 14 euros que cuesta el pase tienes la posibilidad de utilizar los autobuses de Madrid Vision de 9 de la mañana a 21h de la noche (en verano se amplía hasta las 00:00h, hasta el 23 de Septiembre). Hay dos rutas que se pueden hacer, una recorre la Gran Vía, Plaza de España, Templo de Debod, Palacio Real, Viaducto, Puerta de Toledo, calle Alcalá, Puerta de Alcalá….y la otra la Castellana, Serrano, el Barrio de Salamanca… dando una vuelta por la arquitectura más cosmopolita de la ciudad.

Primero tomamos la ruta nº 2 viendo la ciudad desde lo alto del autobús. Los edificios y las esculturas que les coronan se veían de una forma que nunca antes lo habíamos contemplado. Con los auriculares íbamos oyendo la historia que nos contaban de nuestra ciudad: Azca, la “city”, la Torre Picaso construida por el mismo arquitecto que realizó las famosas y extintas Torres Gemelas (el japonés Minoru Yamasaki), el edificio Windsor..¡Edificio Windsor! …sí…deberían actualizar la guía porque…lo destacan como uno de los edificios más importantes de esa zona, incluso te indican que mires a la izquierda para verlo, cerca del Corte Inglés…, me pregunto si los turistas que no conocen nuestra ciudad se percatarán de este gazapo… nosotros nos reímos un rato. Pasamos, claro está, por el Bernabeu (donde se bajaba la mayoría de los pasajeros del autobús… ¿por qué será?), por Serrano… vimos el horizonte de edificios con el cielo más bonito y más veces pintado por los pintores de nuestro siglo de oro (Velázquez sin duda, es el más conocido por ello).

Destacaría también la Puerta de Alcalá, pudimos verla mucho más de cerca que nunca. Saqué fotos, desde luego. Todo parecia diferente desde esta nueva perspectiva y desde nuestros ojos de turista.

Luego tomamos la ruta nº 1, la que recorre la Gran Vía, Plaza de España, la Puerta de Toledo…estábamos cansados y nuestras tripas rugían. Hicimos un descanso (descanso del conductor de cinco minutos y caímos en el sopor de una siesta rápida…en realidad…era para procesar tanta cantidad información…). Pero no dejamos de disfrutar ni un solo tramo de la ruta. Eso sí, además de nuestras conversaciones sobre lo que estábamos viendo, se nos escapaban conversaciones del lugar que íbamos a decidir para comer…entiéndannos, eran cerca de las cuatro, no habíamos desayunado y no parábamos de ver plazas y calles con mesas llenas de… mmmm… tapitas, paellas, hamburguesas…

Acabamos la ruta y nos bajamos en el Palacio Real, recorrimos la Plaza de Oriente, con la escultura Felipe IV presidiéndola y los Reyes Godos a los lados para dirigirnos hacia la zona de mesones cercana a la Plaza Mayor, más conocida por “las cuevas”, ¿dónde íbamos a acabar mejor nuestras andaduras por Madrid? Fuimos al Mesón del Boquerón, uno de los que, dicen (¡y confirmamos!) tienen la mejor tortilla española de Madrid. Así, con unos castizos chatitos de vino, nuestra tortilla calentita y recién hecha y unos pinchitos morunos acabamos nuestra jornada turística por Madrid.

Fue un día divertido, interesante y completo…y todo, sin movernos de Madrid. Os lo recomiento, os va a gustar.

© MizarInstalaciones.com